Evolución Convergente

Publicado: 22 febrero, 2014 en Sin categoría
A veces me gustaría que existieras, así podrías apreciar la ironía de todo esto.
No te ofendas, pero, cuanto más te empeñas en afirmar tu realidad menos inclinado me encuentro a creerte. Cada vez me convenzo más de que no eres más que otra hermosa, compleja y elaborada alucinación.
Y claro, sólo tengo tu palabra. Es lo único que hay, aquí y ahora.
Es una situación de lo más cruel, porque, si estuvieras ahí, si, de forma objetiva, tu presencia fuera real, lo que está a punto de pasarnos sería una putada. Más para ti que para mí, claro.
Al fin y al cabo el que se muere soy yo.
Sin embargo, si no existes, también será una mierda, porque desapareceremos a la vez…
De cualquier forma tú pierdes, colega, aunque yo no esté aquí para saber de que forma.
Ves, me gustaría que existieras, apreciarías la ironía en lo que vale…
Siempre fuiste un cachondo.